Tiempo de lectura: 1 minuto

La Toronja, también llamada pomelo rosado (Citrus × paradisi), es un híbrido, probablemente producido de forma espontánea en las plantaciones del mar Caribe alrededor del siglo XVII, entre la pampelmusa (Citrus maxima) y la naranja dulce (Citrus × sinensis).

El fruto está recubierto de una cáscara gruesa, carnosa, despegada del endocarpo, de color amarillo o rosáceo, con glándulas oleosas pequeñas y muy aromáticas, rugosa.  Tiene 11 a 14 carpelos, firmes, muy jugosos, dulces o ácidos según la variedad, separados por paredes membranosas de característico sabor amargo que contienen pulpa de color que va del amarillo pálido al rojo muy intenso.

Puede que la toronja sea el cítrico con más beneficios para la salud.  Se puede comer tal cual, en zumo o agregar a ensaladas y otras comidas.  Son densas en nutrientes como vitamina C, calcio, potasio  y magnesio y unos fitonutrientes, en fin, hay suficientes razones para comerlas. 

Córtala por la mitad y con un cuchillo pequeño y agudo rájala a ambos lados de cada casco para liberar la carne.  Acompaña tu desayuno cuando la encuentres: hay variedades pálidas y rosadas, para diferentes gustos.  Todas son muy sanas y vale la pena comerlas.

  • Sola, en jugo o en ensalada con otras frutas

Health Coach del Institute for Integrative Nutrition de New York. Maia ayuda a las personas a encontrar un mejor equilibrio en salud y bienestar trabajando a través del estilo de vida y los problemas de la dieta de manera integral.

Te puede interesar:  Maracuyá

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar

Leer más