Recetas

Pimentón asado

Tiempo de lectura: 1 minuto

Una lata de “pimientos del piquín” es un lujo en estas latitudes.  Más barato -e igual delicioso- son los frascos de pimentones asados de preparación artesanal que se encuentran hoy en muchas tiendas vegetarianas.  Pero la verdadera economía se da cuando se hacen en casa, aunque hemos visto que se deben conservar en pequeñas cantidades, en frascos que al abrir se consuman rápidamente y la técnica de esterilización y envasado haya sido buena.  Deberías probar con 1 pimentón rojo de cualquier tamaño, para empezar. 

Ingredientes:

  • 1 pimentón entero
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal marina

Preparación:

Lava el pimentón y tíralo en el horno a alta temperatura, por una media hora al menos.  Asegúrate que el calor quema la piel en varios lados y que se marchita. 

Sácalo del horno y mételo en una bolsa de papel o plástico.  Ciérrala y espera dos minutos o mejor aún, masajea el pimentón por fuera de la bolsa para arrancarle la piel.  El calor del mismo pimentón ayudará a que se le desprenda la piel.  Sácalo de la bolsa y quítale la piel todo lo que pueda. 

Abrelo por un lado y con una cuchara quítale todas las pepas del interior.  Córtalo en tiras y envásalo en un frasco (hervido antes en agua) con un diente de ajo machacado y un par de cucharadas de aceite de oliva.  Manténlo en la nevera. 

Sirve para mejorar cualquier plato.  Agrégalo a cualquier “bruscheta” de arepa o tortilla que estés pensando comer, a cualquier ensalada o también como aderezo a las tortillas de huevo con vegetales.

Nota: como con las berenjenas, puedes hacerlo sin horno, encendiendo un fogón y exponiendo el pimentón directamente al fuego.  Dale vueltas para que no se carbonice y cuando creas que está asado, sigue el resto de las instrucciones.

Director Médico de Vitapp.

Te puede interesar:  Sopa de Lentejas India

Médico de la Universidad del Rosario de Bogotá. Dedicó 9 años de su vida a la investigación en el área de la Inmunogenética y la Biología Molecular, en Harvard.

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar

Leer más