Alimentación Autocuidado Mejor comer

¿Los aceites vegetales y de semillas son malos para la salud? Una mirada crítica

Tiempo de lectura: 4 minutos

El consumo de semillas procesadas y aceites vegetales ha aumentado dramáticamente en el siglo pasado.  Comúnmente confundidos con alimentos saludables, bastantes estudios muestran que estos aceites pueden causar daño.

¿Qué son y cómo se hacen?

Estos son aceites que se extraen de semillas como Soya, Algodón, Girasol, Colza y algunas otras.

Nunca estuvieron disponibles para los humanos hasta el siglo 20, porque simplemente no teníamos la tecnología para extraerlos.

La forma en que se fabrican estos aceites es muy desagradable (ver video ) y es desconcertante que alguien alguna vez pensara que serían adecuados para el consumo humano.

Implica un proceso de extracción riguroso que incluye blanqueamiento, desodorización y la adición de un hexano solvente altamente tóxico.

Estos aceites han llegado a todo tipo de alimentos procesados, incluidos aderezos para ensaladas “saludables”, réplicas de mantequilla, mayonesa, galletas y más.

CONCLUSIÓN: el método de procesamiento para aceites industriales de semillas y vegetales involucra fábricas, muchas máquinas y productos químicos como el hexano.

¿Por qué son dañinos?

El principal problema con la mayoría de estos aceites es que son demasiado altos en ácidos grasos poliinsaturados Omega-6 (1)(2).

Los ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 son los llamados ácidos grasos esenciales, lo que significa que necesitamos algunos de ellos en nuestra dieta porque el cuerpo no puede producirlos.

A lo largo de la evolución, obtuvimos Omega-3 y Omega-6 en cierta proporción.

Nuestra relación Omega-6:Omega-3 solía ser de aproximadamente 1: 1.  Sin embargo, en el último siglo más o menos, esta proporción en la dieta occidental ha cambiado drásticamente, hasta 16: 1 (3).  Eso trae dos problemas: el aumento de los omegas-6 y la reducción de los omegas-3.

Cuando la relación Omega-6:Omega-3 cambia demasiado a favor de Omega-6, malas cosas comienzan a suceder en el cuerpo.

El exceso de ácidos grasos Omega-6 se acumula en nuestras membranas celulares y contribuye a la inflamación,  encontrandose elevados en los casos de Síndrome Coronario Agudo (4).

La inflamación es un factor subyacente en algunas de las enfermedades occidentales más comunes e incluye enfermedades cardiovasculares, cáncer, diabetes, artritis y muchas otras.

CONCLUSIÓN:  los aceites de semillas son ricos en ácidos grasos Omega-6.  Comer un exceso de Omega-6 puede provocar un aumento de la inflamación en el cuerpo y potencialmente contribuir a la enfermedad.

El consumo ha aumentado drásticamente

En el siglo pasado, el consumo de estos aceites se ha incrementado a expensas de otras grasas saludables como la mantequilla.

Fueron etiquetados como “saludables para el corazón” y los gobiernos de todo el mundo nos alentaron a comer más de ellos.

Este gráfico muestra cómo el consumo de grasas poliinsaturadas (principalmente Omega-6) se ha incrementado en los EE. UU. a niveles nunca antes conocidos por los humanos.

Este gráfico muestra cómo ha aumentado el contenido de Omega-6 en nuestras reservas de grasa corporal.

Fuente de la foto: Stephan Guyenet .

Te puede interesar:  10 beneficios de los huevos para la salud comprobados científicamente

Así es, las semillas industriales y los aceites vegetales no solo se queman para producir energía como cualquier otro macronutriente.

Estos aceites (que son muy sensibles a las reacciones químicas) también se almacenan e incorporan a las células.

Es un pensamiento aterrador.  Estos aceites están llevando a cambios fisiológicos reales en nuestros cuerpos.

CONCLUSIÓN: el consumo de ácidos grasos Omega-6 ha aumentado drásticamente en el último siglo y su cantidad en nuestro cuerpo se ha multiplicado por tres.

Estos aceites vienen dañados de fábrica

Cuando nos referimos a grasas saturadas, monoinsaturadas o poliinsaturadas, nos referimos a la cantidad de enlaces dobles en las moléculas de ácidos grasos.

  • Las grasas saturadas no contienen dobles enlaces.
  • Las grasas monoinsaturadas contienen un doble enlace.
  • Las grasas poliinsaturadas contienen dos o más enlaces dobles.

El problema con las grasas poliinsaturadas es que todos estos dobles enlaces los hacen susceptibles a la oxidación.  Los ácidos grasos reaccionan con el oxígeno y esto los daña.

Si tenemos muchos de estos ácidos grasos en nuestro cuerpo (recuerda: se almacenan), entonces nuestras membranas celulares son más sensibles a la oxidación.

Básicamente, tenemos nuestros cuerpos cargados con ácidos grasos muy frágiles que pueden degradarse fácilmente para formar compuestos dañinos.

Dado que las grasas poliinsaturadas pueden ponerse rancias fácilmente a temperatura ambiente, es muy probable que una gran parte de los aceites vegetales en el mercado ya estén dañados, incluso antes de que los consumamos.

Estos aceites que encontramos en las tiendas también pueden contener grasas trans.  Una fuente analizó los aceites vegetales en el mercado de los EE. UU. y descubrió que el contenido de grasas trans varía entre 0,56% y 4,2% (5).

Así es, estos aceites contienen grasas trans … que son increíblemente dañinas.   Las grasas trans causan todo tipo de enfermedades, incluidas enfermedades cardiovasculares, obesidad, cáncer y diabetes (6)(7)(8).

CONCLUSIÓN: los aceites que son ricos en grasas poliinsaturadas son muy susceptibles a la oxidación, tanto en el estante como en el interior de nuestros cuerpos.  También pueden ser ricos en grasas trans.

Aceites industriales y enfermedades cardiovasculares

En el pasado, la gente pensaba que la grasa saturada aumentaba el colesterol y causaba enfermedades del corazón.

Se ha desperdiciado una gran cantidad de dinero tratando de probar esa hipótesis, en vano.

La atención se está volviendo cada vez más hacia las grasas trans y los aceites de semillas y vegetales.

Al menos 8 ensayos controlados aleatorios han examinado la sustitución de grasas saturadas por aceites con alto contenido de omega-6 (se los debemos a Paul Jaminet ).

  • En tres de estos estudios, el grupo de aceite de semilla tuvo un riesgo drásticamente mayor de muerte (9)(10)(11).
  • En cuatro estudios, no hubo un efecto estadísticamente significativo (12)(13)(14)(15).
  • Uno de los estudios mostró una mejora, pero tenía una serie de fallas que hacen que sus resultados sean cuestionables (16).
Te puede interesar:  El aceite de coco: su relación con las grasas saturadas y el colesterol

Cuando sigues el consumo de estos aceites y lo comparas con la prevalencia de ciertas enfermedades en la población, ves algunas correlaciones interesantes.

La cantidad de Omega-6 en la sangre está altamente correlacionada con la muerte por enfermedad cardiovascular (17):

Este estudio solo muestra una correlación y no puede probar que las grasas Omega-6 están causando estas muertes cardiovasculares, pero definitivamente es algo en lo que pensar.

En resumen: varios ensayos controlados aleatorios muestran que los ácidos grasos Omega-6 aumentan la muerte por enfermedad cardíaca, mientras que otros estudios no muestran un efecto estadísticamente significativo.  Los estudios observacionales muestran una fuerte asociación.

Otros efectos potencialmente dañinos

Tener más grasas omega-6 en la leche de las madres se asocia con la función inmune alterada en los niños pequeños (18).

En ratas, un alto consumo de estos aceites puede causar hígado graso y daño hepático severo (19).

Varios otros estudios en animales también muestran un aumento en el cáncer cuando las ratas consumen una dieta alta en grasas Omega-6 (20).

Hay muchos otros efectos potencialmente dañinos de comer estos aceites desagradables que están más allá del alcance de este artículo.

Estos aceites son actores clave en las epidemias de muchas enfermedades occidentales crónicas.

CONCLUSIÓN: Comer una gran cantidad de ácidos grasos Omega-6 está asociado con muchos efectos nocivos y pueden ser jugadores clave en muchas enfermedades occidentales.

Qué evitar y qué usar en su lugar

Es importante tener en cuenta que no todos los aceites vegetales son malos.  Por ejemplo, el aceite de coco y el de oliva son excelentes.

Los aceites vegetales que debes evitar debido a su alto contenido de Omega-6 incluyen:

  • Aceite de soya.
  • Aceite de canola.
  • Aceite de maíz.
  • Aceite de cártamo.
  • Aceite de algodón.
  • Aceite de girasol.
  • Aceite de cacahuete.
  • Aceite de sésamo.
  • Aceite de colza
  • Aceite de salvado de arroz.

Evita también todas las margarinas y mantequillas falsas.

Las grasas saturadas son las mejores para cocinar, ya que son las más estables a altas temperaturas.  Estas incluyen mantequilla , aceite de coco , manteca de cerdo y sebo.

El aceite de oliva también es una excelente opción para cocinar .

Si deseas evitar estos aceites no saludables, ¡debes leer las etiquetas!

En conclusión:

Muchos profesionales de la nutrición todavía incluyen estos aceites como saludables y recomiendan que reemplacemos las grasas saturadas con aceites vegetales no tan “saludables para el corazón”.

Este es un ejemplo de que seguir ciegamente las recomendaciones de la corriente principal puede llevar a efectos perjudiciales para la salud.

 

 

Adaptado del artículo Are Vegetable and Seed Oils Bad For Your Health? A Critical Look de Authority Nutrition .

Otros relacionados

Director editorial en Vitapp

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar

Leer más