Tiempo de lectura: 1 minuto

Insistimos en las recetas de “leche” de nueces y semillas, porque es una de las maneras más sencillas de aumentar el consumo de estos alimentos cargados de nutrientes únicos.  Además, es importante aprender a hacerlas en casa y evitar las versiones industriales.  Utiliza esta receta para hacer la leche de almendras o de cualquiera de las nueces.  No utilices cacahuetes (maní).  

Ingredientes:

  • 1 taza de nueces, remojadas por 3 horas en agua filtrada
  • 1 cucharadita de polvo o extracto de vainilla
  • 1 o 2 cucharaditas de jarabe de agave o jarabe de arroz integral
  • 4 tazas de agua

Preparación:

Escurre las nueces, desechando el agua.  Ponlas en la licuadora con el polvo o el extracto de vainilla, el edulcorante y el agua.  Licúalas durante unos 3 minutos.  Cuela la leche con un colador fino o una estopilla (colador de tela).  Consérvala en el refrigerador un máximo de dos días. 

El jarabe de agave, también llamado néctar o miel de agave, se hace del cactus.  No deja de ser un azúcar (en este caso, fructosa), por lo que debes usarlo con moderación. 

Del recetario Clean, de Alejandro Junger

Otros relacionados

Health Coach del Institute for Integrative Nutrition de New York. Maia ayuda a las personas a encontrar un mejor equilibrio en salud y bienestar trabajando a través del estilo de vida y los problemas de la dieta de manera integral.

Te puede interesar:  Risotto italiano con Porcini

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar

Leer más