Alimentación Artículos Autocuidado Comer sano Diabetes Mejor comer Nutrición

¿De dónde vienen los antojos de carbohidratos y cómo eliminarlos?

Tiempo de lectura: 3 minutos

El sabor dulce es algo que a todos (pequeños y grandes) nos gusta.  Es muy común tener antojos de postres o dulces entre comidas e incluso de algo salado y grasoso también.

Recordemos que el primer sabor que detecta nuestro organismo en la vida es el dulce a través de la leche materna, el cual le manda al cerebro un estímulo de sabor y de seguridad.  Pero por otro lado se encuentran los sabores adquiridos, como el sabor amargo, y puede que nos tome un poco más de tiempo para tomarle el gusto.

Entonces, ¿de donde vienen los antojos? Primero consideremos que los antojos son señales que nuestro cuerpo nos transmite tratando de decirnos algo.  En el caso de los antojos de carbohidratos son antojos a nivel muy fisiológico y justamente por esa razón son tan fuertes.

¿Qué pasa al nivel celular cuando nos dan antojos de dulce?

Vamos a dar un ejemplo concreto: ¿Alguna vez has considerado que lo que desayunas y almuerzas dicta los antojos del resto del día? (1)

Pues si empiezas el día con un plato de cereales que se promueven como “integrales” y una “buena fuente de fibra” (o simplemente un plato de cereales de cualquier tipo) con fruta y leche de vaca, es un desayuno que va a subir bastante el nivel de azúcar en tu sangre, haciendo que tu cuerpo comience a trabajar más para bajar los niveles con toda su fuerza.

De seguro te ha pasado que comienzas tu día con un desayuno “equilibrado y sano”, pero poco después ya tienes hambre, y como no es la hora de almuerzo aún, ves pasar la señora que vende esos deliciosos palitos de queso, te antojas y te lo compras para aguantar hasta mediodía.

A mediodía tienes un hambre de león y te comes una porción enorme de pasta con salsa de crema de leche.  Lo mismo que pasó a nivel celular después de tu desayuno: los niveles de azúcar en la sangre se disparan y alertan a tu cuerpo.  Dos horas después del almuerzo casi te duermes sentado y vas a buscar el cuarto café del día para aguantar el resto de la tarde en el trabajo.  Y como este café sabe mejor con azúcar, le echas un par de cucharaditas (morena o blanca, da igual) y por qué no, también un chocolate para acompañarlo.  Detonas la misma función en tu organismo tratando de eliminar el azúcar en tu sangre.

Te puede interesar:  Mejores opciones de alimentación cuando queremos bajar de peso

Y cuando el nivel de azúcar en la sangre cae con velocidad el cuerpo se pone en estado de alerta y te pide más (2).

¿Qué camino tomar entonces?

Imagínate ahora este otro escenario: en lugar de los cereales al desayuno, comienzas tu día con unos huevos revueltos, una arepa casera (sin queso) y unos pedazos de aguacate.  Igual tienes mucha hambre antes de la hora del almuerzo, pero te puedes comer unas nueces que llevas contigo, así que al ver pasar la señora del palito de queso, el antojo a ese producto será inferior.  A la hora del almuerzo eliges un plato de pescado con verdura salteada o una ensalada con buena proteína para el almuerzo.  Así el resto del día la ansiedad se reduce y lo pasarás sin mayores interrupciones.  Incluso olvidarás aquel café de la tarde.

¿Cuál es la gran diferencia entre los dos escenarios?  En el primero tu nivel de azúcar en la sangre entra en un modo de montaña rusa: primero sube rápidamente para luego caer con la misma intensidad, activando tu cuerpo en una lucha constante todo el día contra los altos niveles de azúcar que entran a tu sangre, dejándote con fatiga y antojos de más carbohidratos ya que el cuerpo trata de equilibrar el nivel.

¡El antojo viene de tu cuerpo, no te lo estás inventando!

¿Y si entonces optamos por el segundo escenario? Con las elecciones que has hecho en tu alimentación, mantienes el nivel de azúcar en la sangre estable durante el día.  Claro que el nivel de azúcar sube y baja un poco antes y después de comer, pero las diferencias no son tan grandes, lo que significa mucho menos trabajo y esfuerzo para tu organismo.

Las comidas que suben el nivel de azúcar en tu sangre son: los carbohidratos simples como las harinas refinadas, arroz blanco, azúcar, pastas y panes.  Ojo entonces con todos los alimentos blancos.

Te puede interesar:  Fuentes de leche: una guía para eliminar los lácteos de tu dieta

Ejemplos de comidas que hacen lo contrario: carbohidratos complejos como verduras variadas, hojas verdes, crucíferas, grasas buenas (nueces, aguacate y aceites prensados en frío), proteínas diversas y alimentos altos en fibra.

Las células no distinguen entre azúcar y harinas refinadas, a nivel celular son exactamente lo mismo.

Es un proceso largo ir quitando la adicción al azúcar que muchos tenemos (a veces hasta sin darnos cuenta), pero es un reto que vale la pena.  No existe otro alimento que consumamos en cantidades parecidas al azúcar, que no nos aporta ningún nutriente. Por eso llamamos a las calorías que vienen del azúcar “calorías vacías”: porque no sirven para nada; o bueno, sirven para quitarnos años de vida, quitar el lustre de nuestra apariencia y darnos complicaciones de salud que hoy vemos a la vuelta de la esquina.

Además, el azúcar muchas veces es la causa de nuestra fatiga prologada, falta de energía, sensación de cansancio que no deja pensar bien, ansiedad, sobrepeso, colesterol alto y falta de concentración.

Primeros pasos para combatir el azúcar

Elimina de tu alimentación los procesados (3)(4)(5) como: 

  • Azúcar.  Todo alimento que contiene como aditivo azúcar.
  • Harinas refinadas.   Alimentos comunes como tortas, sandwiches, pizzas, pastas, postres, pan dulce y pan blanco y en especial todo lo de panadería
  • Pasta.  Toda clase de espaguetis.
  • Paquetitos.  Elimina por completo todo lo que venga en paquete y en especial aquellos que tienen más de 5 ingredientes.  (Revisa siempre la lista de ingredientes de lo que te comes)
  • Gaseosas y jugos embotellados.  Piénsalo 2 veces antes de tomar una gaseosa; su índice de azúcar es elevado y no contiene nutrientes para tu organismo.

Opta por consumir:

  • Stevia u otro endulzante natural.  Miel de abejas, azúcar de coco o panela, pero recuerda que aunque sean naturales igual son azúcares y no debes consumir más de 3-6 cucharaditas al día.

Health Coach del Institute for Integrative Nutrition de New York. Maia ayuda a las personas a encontrar un mejor equilibrio en salud y bienestar trabajando a través del estilo de vida y los problemas de la dieta de manera integral.

3 Comentarios
  1. Sandra 2 años ago
    Reply

    Espectacular, muy claro y práctico

  2. Sandra 2 años ago
    Reply

    Que articulo tan bueno me aclaró mucho acerca de lo que me pasa en el día y me dió consejos muy prácticos

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar

Leer más