Recetas

Conservas de Berenjena, 4 preparaciones fáciles y deliciosas

Tiempo de lectura: 1 minuto

La berenjena se puede conservar de muchas maneras.  Aquí hay cuatro de ellas.  Todas fáciles y a nuestro gusto, deliciosas.  Si se hacen bien y se conservan en frascos estériles, con algo de limón o tapadas con el aceite, podrían conservarse mucho tiempo.  Es algo que se logra con buena técnica y en el tiempo, pero vale la pena aprender a hacerlas.  Sirven para acompañar cualquier comida, como merienda o para aderezar una ensalada.

Ingredientes:

  • Berenjenas
  • ajo
  • nueces
  • albahaca
  • vinagre
  • vinagre de vino rojo
  • vinagre de sidra
  • perejil
  • hierbabuena
  • limón
  • aceite de oliva
  • sal marina

Preparación:

Conserva de berenjena 1

Se puede cortar cruda en rodajas y asarla, para luego envasarla con ajo, nueces y albahaca mojándolas con vinagre y aceite de oliva.  Espera un par de días para comenzar a consumirla. 

Conserva de berenjena 2

Se pueden hervir las rodajas en vinagre y agua hasta que se cristalicen (cambien de color y se tornen traslúcidas) y envasarlas luego en aceite con albahaca o perejil y ajo.  Espera también unos días para empezar a consumirla. 

Conserva de berenjena 3

Se pueden pelar y cortar en tiras delgadas, y dejarlas con una cucharadita de sal unas 6 horas.  Al agregar la sal, dale vuelta a esos trozos y déjalos que se deshidraten.  Exprímelos con el puño y mézclalos con una cucharada de vinagre rojo, una de aceite de oliva, un diente de ajo machacado y unas 4 hojas de albahaca cortadas en tiritas.  Envasa y consume a partir de unos 4 días.  

Conserva de berenjena 4

Corta 1 berenjena en las láminas más finas posibles.  Calienta una sartén sin aceite y sofríe las rodajas.  Deja que tomen buen color, pero ojo, se queman rápido.  Pasa todas las rodajas por la sartén y deposítalas en un recipiente.  Alista un aderezo con vinagre de cidra de manzana, un diente de ajo, dos puñados de perejil y hierbabuena finamente picados, aceite de oliva y limón.  Sirve con o como una ensalada, como una entrada con espárragos o encima de una arepa como un abrebocas.

Se conservan en frascos de vidrio de boca ancha, hervidos para esterilizarlos.  Al destaparlos, como muchas conservas, pueden requerir refrigeración.

Otros relacionados

Director Médico de Vitapp.

Médico de la Universidad del Rosario de Bogotá. Dedicó 9 años de su vida a la investigación en el área de la Inmunogenética y la Biología Molecular, en Harvard.

Te puede interesar:  Arroz de Berenjena

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar

Leer más