Tiempo de lectura: 1 minuto

Si no eres “alérgico” al cerdo o no tienes problemas con la histamina, deberías reconciliarte con esta carne, y su grasa, y comerla de vez en cuando.  La industria ha logrado contaminar esta carne también, pero sus controles han conseguido que al menos se detenga la trasmisión del cisticerco, el parásito cerebral que hizo que cualquier carne de cerdo se comiera sólo bien cocida…y seca.  

Ingredientes:

  • 1 chuleta gruesa de cerdo
  • sal marina
  • pimienta en pepa
  • 3 dientes de ajo enteros
  • 1 ramita de romero
  • 1 hoja de laurel

 

Preparación:

Consigue unas chuletas que no estén muy delgadas.  Es una carne más bien seca y se endurece fácilmente.

Fríelas en su propia grasa en una sartén bien caliente, sellándolas por 1 minuto y dándoles vuelta para freír por el otro lado unos 3 minutos.  Agrega los dientes de ajo y el romero para que se asen al tiempo en la grasa de las chuletas.  Sólo al servir agrega la sal u otros condimentos (la sal es higroscópica y deshidrata la carne, endureciéndola…en cambio, en el plato ayuda a darle un aspecto húmedo y mejora su sabor)

Otros relacionados

Health Coach del Institute for Integrative Nutrition de New York. Maia ayuda a las personas a encontrar un mejor equilibrio en salud y bienestar trabajando a través del estilo de vida y los problemas de la dieta de manera integral.

Te puede interesar:  Salsa Mexicana

Deja un comentario

Su correo electrónico no será publicado.

También te puede interesar

Leer más